Javi Campo

Vituperios musicales

Con ocasión de la conferencia que, Dios mediante, ofreceré en el Auditorio del Conservatorio "Andrés Isasi" de Las Arenas el próximo día 20/1/2023, viernes, adelanto aquí unos pequeños apuntes para aquellos que estén interesados en acudir. Trataré de describir las críticas más negativas que en los días de estreno recibieron los más destacados compositores "románticos", porque las tuvieron y de qué manera. Desde Beethoven hasta Verdi, pasando por Berlioz, Wagner o Mahler.

En esta ocasión quiero poner “en solfa” a los críticos musicales y sus crónicas críticas. Aquellas personas que, con conocimientos suficientes o sin ellos, tratan de transmitir a los demás las propias sensaciones que la música les depara sin tener en cuenta, a veces, que los demás pueden no comulgar con ellos. Porque ¡qué difícil es confeccionar una buena crítica! Es ésta una cuestión que todos creemos poder hacer bien, incluso de manera admirable. ¡Cuánto nos gusta criticar! A los demás, claro. De cualquier tema, nos creemos ser expertos en todo. Aunque así fuera, quién es el ser que no se dejaría llevar por sus gustos, sus manías, sus emociones, sus pasiones, además de por sus preferencias o favoritismos. Un crítico musical debería desprenderse de todos estos calificativos y tratar, únicamente, de informar con la mayor veracidad, ayudando al lector a comprender mejor la música escuchada y todo lo que le rodea. En una palabra, la crítica tiene que ser, debe de ser ante todo y sobre todo, objetiva y, por lo tanto, el crítico debe de ser calificado como objetivo en sus apreciaciones. En caso contrario no tiene ningún valor. Esto no significa “ponerles en entredicho” sino más bien ponerles en el lugar que les corresponde en función de sus asertos que, en ocasiones, parece como si quisieran convertirlos en dogmas o verdades irrefutables. A pesar de todo lo expuesto, la crítica y los críticos son necesarios.

Podemos pensar que los críticos de cualquier arte son individuos con vastos conocimientos sobre el mismo. Que conocen la teoría, inclusive la práctica, que son capaces de descomponer la obra en toda su estructura. Si nos ceñimos a la música serían aquellas personas que son capaces de analizar todos, insisto “todos”, los elementos de una obra desde sus acordes, escalas, intervalos, harmonía, melodía, ritmo, y describirlo de tal manera que cualquier tipo de lector lo comprendiera. Verdaderos eruditos de la historia de la música clásica, conocedores profundos de la musicología, y verdaderos expertos en desmenuzar las partituras de los grandes que en la música han sido. Pero, ojo, lo negativo no siempre es cierto. Hay exageraciones incomprensibles también, y falta de perspectiva en algunos comentarios, o la insana costumbre de poner mal las cosas para aparentar que se sabe. Son el colectivo más temido por los músicos. Su opinión puede provocar que un disco o C.D. o DVD trascienda y venda miles de copias o caiga en el olvido para siempre. Pero no todos tienen el respeto de los autores. «Siempre hay algún crítico musical ‘enterao’ que se pasa de la raya« comenta con humor Ramón Gener, director del programa radiofónico “La Ópera sin miedo”.

¿Podemos afirmar con total seguridad que estos señores inteligentes y doctos de finales del siglo XVIII y casi todo el XIX, se equivocaron en su momento o que dejaban mucho que desear como adivinos del tipo de música que gustaría en el futuro? Frases como “si ésta es la música del futuro me comeré mi sombrero”, “si en un futuro es ésta la música que gusta, espero estar muerto para entonces” eran habituales. Como críticos no sé, pero como videntes o adivinos del futuro eran una calamidad.

Biografia: Giacomo Puccini • Scuolissima.com

En definitiva, para ser un crítico musical no se necesita ser una autoridad en la materia, aunque ayudaría mucho, sino ser una persona íntegra, constructiva e independiente, a pesar de la enorme dificultad de mantenerse así hoy en día. Efectivamente hay verdaderas afrentas en lo que vamos a exponer en la conferencia, que no creo que ni el crítico más sagaz e impertinente fuese capaz de insinuar hoy. Mala señal, desde luego, que hubiera más libertad para expresarse en tiempos pretéritos que en la actualidad donde prima lo políticamente correcto y los intereses económicos por encima de cualquier otra consideración.

Durante todo el siglo XIX y las primeras décadas del XX, los críticos no regatearon adjetivos malsonantes, incluso insultantes, para calificar aquellas obras que consideraban fuera de los cánones tradicionales de la música clásica. Los tiempos, también en la música, cambiaban y ellos no estaban dispuestos a que esto sucediese. Incluso se metían con la persona del compositor, no solo con sus obras. Y estamos hablando de Beethoven y su 9ª Sinfonía, la 2ª de Mahler, Madame Butterfly de Puccini, etc.

Hector Berlioz The French Composer Photograph by Mary Evans Picture Library

Hoy en día quién se atrevería a hacer una crítica nefasta, no ya de su interpretación, sino del propio Bolero de Ravel o de la ópera Nabucco de Verdi. Pues las hubo y escandalosas.

Espero que las personas que acudan a escucharme pasen un rato agradable descubriendo, si no lo han descubierto ya, lo difícil que es triunfar en el mundo de la música llamada «clásica o culta». Muchos son los desconocidos u olvidados que se han quedado por el camino y que fueron tan buenos como los que se van a nombrar. Mi pequeño homenaje también va para ellos.

Javi

Javi

Sobre mí

«El que haya elegido Getxo para vivir, siempre tendrá la sensación de haber elegido bien».

Últimos post

Sígueme en redes